Internacionales

El Papa comió con 1500 pobres y llamó a no ser indiferentes ante su “grito”

ROMA.- "Vivir la fe en contacto con los necesitados no es una opción sociológica, no es una moda de un pontificado, es una exigencia teológica". Al celebrar hoy la segunda Jornada Mundial de los Pobres, Francisco no sólo almorzó con 1500 personas sin recursos en el Aula Pablo VI, transformada en un inmenso comedor, en el Vaticano, sino que, antes, denunció la cada vez mayor indiferencia ante su clamor.