El Presidente condenó la asunción y revocó la exención de visas para funcionarios venezolanos Fuente: Archivo – Crédito: Natacha Pisarenko/AP

Alan Soria Guadalupe SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 11 de enero de 2019

Mientras Nicolás Maduro asumía ayer su nuevo mandato en Venezuela , el presidente Mauricio Macri subió el tono de sus críticas contra el líder chavista, a quien acusó de mofarse de la democracia.

"Nicolás Maduro hoy [por ayer] intenta burlarse de la democracia. Los venezolanos lo saben, el mundo lo sabe. Venezuela vive bajo una dictadura", escribió Macri ayer en un mensaje que difundió en las redes sociales acompañado de una imagen de la banda presidencial venezolana.

"No importa cuántos trucos intente para perpetuarse en el poder, su investidura como presidente ahora carece de la autoridad de las urnas y también de credibilidad internacional", agregó, en línea con el comunicado de la semana pasada del Grupo de Lima, en el que 13 países de América adelantaron que no reconocerán al nuevo gobierno de Maduro, que asumió hasta 2025.

Fue la primera vez que Macri habló de Venezuela desde el último insulto de Maduro, anteayer, cuando lo llamó " el señor destructor de la Argentina".

En el cierre de su mensaje, el líder de Cambiemos reiteró que el nuevo gobierno de Venezuela carece de legitimidad. "Su poder no es auténtico, aunque trata de escabullirse en la victimización. Maduro se presenta como el presidente perseguido. Pero él no es la víctima, Maduro es el victimario", sostuvo.

En la misma línea, el canciller Jorge Faurie aseguró que Maduro "no es una preocupación" para Macri. En declaraciones a LN+, el ministro de Relaciones Exteriores subrayó ayer la necesidad de que la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, convoque a elecciones libres para que asuma un gobierno "legítimo" que reemplace al de Maduro, que "no respeta los derechos humanos".

El gobierno argentino definía ayer qué nuevas medidas se iban a tomar para ejercer una presión mayor sobre el régimen venezolano.

La primera de ellas que llevó adelante ayer la Casa Rosada fue suspender el acuerdo de exención de visas para funcionarios venezolanos -que les prohibirá el ingreso en la Argentina-. En tanto, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) emitirá alertas para desaconsejar que haya participación en actividades financieras en Caracas.

En este contexto, en la Cancillería explicaron que "por ahora", el Gobierno no buscará romper relaciones diplomáticas con Venezuela, como lo anunció Paraguay, que cerró su embajada.

En su lugar, la Argentina mantendrá contactos mínimos con Caracas y la representación diplomática se limitará al nivel de encargado de negocios. Eduardo Porretti, que ocupa el puesto, fue convocado a Buenos Aires y no participó de la asunción de Maduro.

Por: Alan Soria Guadalupe ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo

| Crisis en Venezuela SEGUIR Mauricio Macri Venezuela Nicolás Maduro Jorge Faurie