Baja la llegada de turistas argentinos a Chile Fuente: Lugares – Crédito: Federico Quintana

Víctor García SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 10 de enero de 2019 • 11:35

Las estimaciones advirtieron el nuevo escenario y, en la primera semana del año, la tendencia se confirmó: la cantidad de visitantes argentinos a Chile bajó en torno a un 40% y la industria turística local ya sigue el tema con preocupación.

La devaluación golpeó fuerte y los precios ya no son tan atractivos como los de 2017, cuando un desfile de autos colmados de compras electrónicas y bolsas de shopping cruzaba la cordillera tras las fiestas de fin de año.

"La caída en el número de llegadas de visitantes trasandinos se explica principalmente por el negativo panorama macroeconómico del país vecino, con alta inflación, depreciación de su moneda y estancamiento económico, situación que juega en contra de las decisiones turísticas de las personas", aseguró a LA NACIÓN Monica Zalaquett, subsecretaria de Turismo del gobierno chileno, quien especificó las cifras.

"Según la división de estudios de la subsecretaria de Turismo para este periodo estival 2018-19 se espera que lleguen a nuestro país cerca de 1.111.418 turistas argentinos", dijo la autoridad. En 2017, de hecho, Argentina representaba un 52% del total de los extranjeros que llegaban a Chile, mientras que en noviembre de 2018 representaban un 43% de la torta.

En el Complejo Fronterizo Los Libertadores, el punto de mayor tránsito vehicular entre Chile y Argentina, el escenario es similar. Tomando como referencia la primera semana del año y el movimiento de este paso fronterizo, el flujo de visitantes también cayó en poco más de un 40%.

En 2017 cruzaron 66.989 pasajeros y el año pasado la cifra alcanzó 55.328. Sin embargo, desde el 1 al 7 de enero de este 2019 la cifra siguió bajando y 34.616 personas fueron las contabilizadas.

"Si en la temporada alta de verano nos demorábamos en atender cuatro horas, ahora estamos operando con absoluta normalidad y el trámite aduanero toma poco más de una hora. Tampoco hemos tenido que implementar planes de contingencia porque sencillamente no lo amerita y eso es muy extraño en enero", dice Nelson Loeza, coordinador de Los Libertadores.

"El recambio de veraneantes dejó de ser quincenal y así también lo hemos notado. Los argentinos que vienen a Chile regresan, en promedio, a los siete días", agrega el funcionario trasandino. En Agua Negra, el paso para llegar a La Serena, también la baja de turistas ha sido evidente con un 40% menor de flujo.

Lo que ocurre en Los Libertadores, es la proyección de un escenario similar entre ambos países: los argentinos dejaron visitar en masa Chile y este año ha sido muy evidente, una suerte de proyección de lo que ocurrió el último semestre del año pasado. Si el 2017 llegaron a Chile 3.323.771 argentinos, el 2018 la cifra bordeó los 2.233.648 hasta noviembre. Viña del Mar y La Serena han sido los destinos más golpeados por la baja demanda y las reservas hoteleras están estancadas.

Los destinos más visitados por los argentinos al otro lado de la cordillera son Santiago y sus alrededores, La Serena, Coquimbo, Concepción, el área costera del Biobío, Valparaíso y Viña del Mar, donde en el popular balneario de Reñaca también se han visto dichos efectos y los dueños de departamentos, incluso, han dispuesto de descuentos especiales para grupos que vienen del otro lado de la Cordillera. ¿Precios? Un departamento de 40 metros cuadrados de 1 dormitorio, con una cama matrimonial y un baño, se puede rentar desde los 2400 pesos argentinos, mientras uno de tres habitaciones cuesta 4.800.

"Ha sido muy notorio y los precios siguen siendo los mismos, pero el tema de la devaluación ha sido demasiado determinante este año. Acá seguimos entregando el mismo servicio y tenemos la infraestructura para recibirlos, pero si gastan casi 40 pesos en un dólar y otros años era la mitad, es difícil", afirma Hans Wallener, operador de propiedades Reñaca, uno de los balnearios más populares entre los argentinos

"Para nosotros ha sido terrible, tengo departamentos sin reserva. Las personas que llaman por teléfono ahora pueden poner el valor. A los dueños solo les interesa arrendar, y la gente nos reservaba en septiembre. Si antes me reservaban 20 clientes, este año fueron dos personas", añade Karla Matioli, corredora de propiedades de la ciudad de La Serena.

Según el ministerio de Turismo chileno, un argentino gasta de forma diaria US$52 y mientras que en total desembolsa cerca de US$300 durante su visita. El dato oficial, además, indica que la permanencia del turista argentino en nuestro país es de 5.8 noches.

"El cambio está complicado, no es como antes. Se supone que Chile era el paraíso para hacer rendir tu plata, pero ahora no. Las playas son muy lindas, todo está bien, y la ventaja de momento tiene que ver más con la cercanía, sobre todo con la gente del interior. El mendocino va a Viña del Mar, y a la gente de San Juan le siguen conviniendo cruzar a La Serena", cuenta Valeria Nyari, una argentina que pasó sus vacaciones a Iquique, en el norte chileno, y que aún no tiene claro si regresará el próximo año. Todo dependerá de cómo se comporte el cambio.

Por: Víctor García ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: Sociedad