Rosencrantz cerró anoche la cena de los magistrados, donde hubo algunos contrapuntos

Hernán Cappiello SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 14 de diciembre de 2018 • 11:46

Al cerrar la cena anual de la Asociación de Magistrados, y ante más de 500 jueces de todo el país, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, le reclamó a los jueces que cambien ante las demandas sociales de mayor transparencia, eficacia y modernidad.

El mensaje de Rosenkrantz, en el momento de los brindis, al filo de la medianoche de ayer tras una cena ofrecida en el Hotel Alverar Icon de Puerto Madero, fue recibido con un tibio aplauso de los magistrados, que minutos antes habían pronunciado discursos tratando de justificar su mala imagen ante la sociedad, reclamándole a ella una mayor comprensión y quejándose porque deben pagar impuesto a las ganancias.

"La sociedad ha puesto sobre nosotros demandas difíciles de honrar y satisfacer. Nos reclama mayor eficacia, transparencia y modernidad. Estos pedidos requieren de nosotros que hagamos cambios y no seamos autoindulgentes", les dijo Rosenkrantz, en una frase que chocó con los discursos de la presidenta saliente de la Asociación, la jueza María Lilia Diaz Cordero, y el recién asumido juez Hernán Monclá.

Rosenkrantz no usó eufemismos. "Todo cambio implica afectar intereses creados", les dijo y remarcó: "Para cambiar los jueces buenos debemos constituirnos en red; para hacer posible el cambio no importan los costos personales e institucionales que debamos pagar".

"Brindo por jueces independientes con autoridad y sin poder, capaces de interpretar el cambio que la Argentina necesita de sus jueces para sentirse orgullosos de ellos. ¡Salud!", exclamó el juez y alzó su copa. Los aplausos fueron como un murmullo apagado.

Resistencia judicial

Minutos antes de comenzar la cena, la jueza Díaz Cordero había resumido sus éxitos: "Mantuvimos nuestra inveterada postura respecto del desmembramiento de la Justicia Nacional, la intangibilidad de las remuneraciones, el respeto a la carrera judicial y la independencia de los jueces". Y dijo que los "angustiaba" la situación de los secretarios que deben pagar Ganancias. Dijo que es una "auténtica confiscación" de sus ingresos, y provoca una situación de desigualdad" afectando la intangibilidad del salario en desmedro de la independencia. Fue interrumpida por sonoros aplausos.

"No somos perfectos, pero de ninguna manera somos los que refleja la imagen distorsionada que se pretende mostrar", se escudó la jueza y dijo : "Siempre podremos ser mejores y eso lo intentamos todos los días. También podemos actuar equivocadamente. Pero lo que no toleramos es el ejercicio espurio de la función judicial.

A su turno el presidente entrante Monclá dijo que la Justicia ha intentado estar a la altura de lo que le reclama la sociedad. Habló de la necesidad de salarios dignos y dijo que seria inconveniente si desde la política se pretende "echar por tierra la tranquilidad económica mínima" de los jueces. Llamó al diálogo para solucionar los problemas y brindó también por una justicia independiente con los recursos que le permitan hacerlo. Hubo lluvia de aplausos.

Por: Hernán Cappiello ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: Política

| Impuesto a las Ganancias SEGUIR Corte Suprema de Justicia