"Tuvimos que remover todo con palas", dijo el jefe de los bomberos voluntarios de Werl Fuente: Reuters

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 12 de diciembre de 2018 • 11:08

WERL (DPA).- Los vecinos de la localidad de Werl, en Alemania, tendrán ahora una anécdota que contar a las futuras generaciones, cuando recuerden el hecho más dulce que le pasó a la comunidad: una fábrica de chocolate de la zona sufrió una pérdida e inundó las calles con este dulce amarronado y delicioso.

En total, cerca de una tonelada de chocolate (que debería haberse utilizado para realizar bombones) se desparramó por una de las vías y pintó una foto que podría ser el sueño de la vida de más de un goloso.

"Tuvimos que remover todo con palas", dijo el jefe de los bomberos voluntarios de Werl, un pueblo de raíces medievales ubicado en Renania del Norte-Westfalia, en el distrito de Soest.

"Tuvimos que remover todo con palas", dijo el jefe de los bomberos voluntarios de Werl
"Tuvimos que remover todo con palas", dijo el jefe de los bomberos voluntarios de Werl Fuente: Reuters

En total, para limpiar la zona y dejarla libre de chocolate pegajoso, cerca de 25 bomberos equipados con palas, agua caliente y sopletes debieron trabajar por más de dos horas. No era sólo y una cuestión de limpieza: el dulce podía ocasionar accidentes a quienes caminasen por esa calle.

Y aunque seguro resultó tentador, ninguno de los oficiales que trabajó para removerlo se animó a probarlo.

Ahora, las autoridades buscan dar con las razones del derrame. Estiman que se debió a un desperfecto técnico en la fábrica de bombones.

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo

| Alemania SEGUIR