Francisco les escribió a los tres una carta para agradecerles el trabajo realizado en los últimos cinco años Fuente: Reuters

Elisabetta Piqué SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 12 de diciembre de 2018 • 11:40

ROMA.- Tal como se esperaba, el Papa removió del C-9, el grupo de cardenales que lo asesoran, a dos purpurados involucrados en el escándalo de abusos sexuales en el clero que golpea a la Iglesia católica: el chileno Francisco Javier Errázuriz y el australiano George Pell.

Un tercer cardenal, Laurent Monsengwo Pasinya, de la República Democrática del Congo, por cuestiones de salud y edad -está por cumplir 80 años-, también abandonó el C-9, que quedó reducido a un C-6.

Así lo informó hoy el vocero papal, Greg Burke, que reveló que a fines de octubre el papa Francisco les escribió a los tres una carta para agradecerles el trabajo realizado en los últimos cinco años. "Considerada la fase del trabajo del Consejo, no está previsto el nombramiento de nuevos miembros al momento", detalló Burke, en una conferencia de prensa en la que informó sobre la reunión que el reducido consejo de cardenales tuvo en el Vaticano en los últimos tres días.

Lo cierto es que Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago de Chile, de 85 años, ha sido acusado de encubrir el escándalo de abusos que ha golpeado como nunca a la Iglesia de su país. Allí, luego de una investigación liderada por orden del Papa por el arzobispo maltés, Charles Scicluna, máximo experto en pedofilia, ha habido una dramática purga. En algo sin precedente y luego de haber sido convocados a Roma, en mayo pasado renunciaron en bloque los 34 obispos del país. Hasta ahora el Papa aceptó la renuncia de siete de ellos, entre los cuales Juan Barros, obispo de Osorno, acusado de encubrir los abusos sexuales de Fernando Karadima, que fue expulsado del sacerdocio en septiembre.

Francisco Javier Errázuriz
Francisco Javier Errázuriz Fuente: Archivo

Pell habría sido condenado

Pell, exzar de las finanzas del Vaticano, de 77 años, se encuentra en su país desde julio del año pasado para enfrentar a la justicia, acusado de "abusos sexuales históricos a niños", perpetrados hace varias décadas. Un jurado compuesto por doce personas en forma unánime lo habría encontrado culpable de cinco cargos el martes pasado, según algunos medios. Pero la sentencia llegará recién en febrero, en un juicio que, por ley, se encuentra bajo una orden de estricta confidencialidad y silencio.

De confirmarse el veredicto Pell, que desde julio de 2017 se encuentra con una licencia de su importante cargo de Prefecto para la Economía, se convertiría en el más alto funcionario del Vaticano condenado por abusos sexuales. Aunque se espera que el purpurado -que siempre clamó su inocencia-, apele la sentencia.

George Pell
George Pell Fuente: Archivo

Preguntado hoy sobre el tema, Burke se limitó a decir que "la Santa Sede tiene el máximo respeto por la autoridad judicial australiana y somos conscientes de que hay una medida en acto que impone el silencio y respetamos tal ordenanza".

Burke contó que durante su reunión, los cardenales asesores del Papa, entre otras cuestiones, como la de la contención de costos de la Santa Sede, hablaron de la reunión con los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo sobre el tema de la protección de menores, que tendrá lugar del 21 al 24 de febrero próximo, "reiterando fuertemente su importancia".

Reducido a C-6, el consejo de cardenales consultores quedó formado por el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga, el alemán Reinhard Marx, el estadounidense Sean O'Malley -también presidente de la Pontificia Comisión para la Tutela de Menores-, Oswald Gracias, de la India y los italianos Pietro Parolin y Giuseppe Bertello.

Con la salida de Errázuriz, Pell y Monsengwo Pasinya, América del Sur, Oceanía y África quedaron sin representantes.

Por: Elisabetta Piqué ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo

| Abuso de menores SEGUIR Papa Francisco