Barros Schelotto, en la conferencia de prensa de este viernes, previo a la final de la Copa Libertadores. Fuente: Reuters

Pablo Lisotto SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 7 de diciembre de 2018 • 10:02

MADRID.- Guillermo Barros Schelotto lleva tres años y 9 meses como director técnico de Boca . En ese lapso, ha conducido al equipo a una semifinal de Copa Libertadores , a un bicampeonato local y ahora, está a las puertas de consagrarse campeón de América, en una final inédita en esta ciudad.

Sin embargo, en el último tiempo el sistema de juego varió considerablemente, sin descuidar la efectividad ofensiva. Obligado por las circunstancias, el Mellizo debió resignar sus gustos futbolísticos en beneficio de los resultados. De aquel mediocampo que dominaba con visión de juego y posesión al actual, mucho cambió. Del trío Pablo Pérez, Gago y Bentancur, apenas sobrevive el N 8, que ahora es acompañado por dos piezas que se convirtieron en indispensables: Wilmar Barrios y Nahitan Nández.

Ante la consulta de LA NACION, Guillermo destacó que la esencia es la misma y explicó los motivos de ese cambio: "No perdimos el espíritu, que es lo más importante. De atacar y ser rápidos a la hora de hacerlo. Eso lo mantuvimos siempre. Con respecto a la tenencia o al juego, la lesión de Gago nos hizo perder eso. Fernando volvió en el semestre pasado, hizo la pretemporada, estuvo jugando y a medida que pasa el tiempo va a ir teniendo más posibilidades de darnos más ese futbol que uno quiere. Mientras tanto el equipo se ha impuesto de una manera más agresiva, más rápida a la hora de atacar y con menos elaboración. Nos dio resultado y opté por eso en los últimos tiempos, por encima de la tenencia y del juego. Pero si hay una característica que tuvo Boca desde que soy entrenador es que siempre ataca y hacer goles."

Acerca de la posibilidad concreta de que en el Bernabéu haya miles de turistas, el Mellizo consideró que el domingo no será el día ideal para evaluar el poderío y las virtudes de Boca y de River: "El espectador que nunca vio un partido de futbol sudamericano se va a encotrar con un partido trabado y luchado, en donde un equipo le va a querer ganar al otro. Probablemente no se vea la mejor versión de River o de Boca."

De todos modos, Guillermo desdramatizó el tan comentado día después: "Dentro del desafío está la posibilidad de ganar o de perder. Hay que destacar lo hecho por Boca y por River en esta Copa. Este año se dio una Libertadores muy difícil. Desde cuartos de final en adelante casi todos habían sido campeones. Se jugó en un nivel altísimo de juego y de táctica, y Boca y River lo hicieron muy bien. Boca fue muy convincente y claro. Fueron partidos parejos en cuartos y en semifinales, pero se ganó bien. Boca puso al futbol argentino en lo más alto. Y si bien no me corresponde hablar de River, también tiene sus virtudes para haber llegado hasta la final. Y el domingo uno va a ganar y otro va a perder. Así es el juego."

Por último, el Mellizo les envió un mensaje a los hinchas de Boca: "En los últimos 40 o 45 dias realmente se pasaron. Desde el partido con Patronato en la Bombonera, alentando los 90 minutos. Después tuvieron un comportamiento excelente en el partido de ida. Volvieron a llenar el estadio para un entrenamiento. El barrio se llenó para despedirnos con mucho amor cuando salimos para acá. Queremos ganar la Copa por ellos. Fue increíble la demostración de afecto y ojalá le regalemos la Libertadores. Los tenemos al lado nuestro a pesar de que están a 10.000 kilómetros."

Por: Pablo Lisotto ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: Deportes

| Copa Libertadores SEGUIR Boca Juniors River Plate Guillermo Barros Schelotto Fútbol