Casas en el distrito de Sennari en Sakura, Prefectura de Chiba, Japón Fuente: Reuters

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 6 de diciembre de 2018 • 10:22

TOKIO.- A medida que la población de las grandes ciudades aumenta, las personas que viven en las zonas rurales y en los suburbios en Japón disminuyen considerablemente. A esto se le suma el envejecimiento de la sociedad y un cambio de hábitos que lleva a los japoneses a posponer el casamiento, los hijos y, por ende, la compra de un hogar. Este último punto es el que preocupa al gobierno local: según un informe que difundió el diario The Japan Times hay ocho millones de casas abandonadas en el país y el Estado lanzó un programa para reducir el número ofreciéndo viviendas a la venta por casi nada, o en realidad nada.

Según un informe del gobierno japonés de 2013 que difundió el diario The Japan Times hay ocho millones de casas abandonadas en el país, las cuales forman parte de un listado llamado ' akiya banks '. Su traducción sería como una especie de base de datos de casas abandonadas que el Estado quiere ofrecerlas a quien quiera ocuparlas: la gran mayoría con grandes descuentos sobre su precio y miles de ellas, completamente gratis.

Los motivos principales por los cuales tantas casas han sido abandonadas y dejado vacías durante tantos años se deben en gran medida a los desastres naturales y al envejecimiento de la población. Sin embargo, existe una razón que responde a cuestiones más bien culturales. Todas las propiedades donde sucedieron suicidios, asesinatos o "muertes solitarias" son consideradas de mala suerte. Tanto es así que, hay un sitio web llamado Oshimaland donde se registran las casas que deben ser evitadas.

Una casa vacía en el distrito de Sennari en Sakura, Prefectura de Chiba, Japón
Una casa vacía en el distrito de Sennari en Sakura, Prefectura de Chiba, Japón Fuente: Reuters

Según datos del Intituto Nacional de Población y Seguridad Social en Japón, se espera que la población del país disminuya de 127 millones a alrededor de 88 millones para 2065, lo que significa que incluso menos personas necesitarán casas. En Tokio, donde el 70 por ciento de la gente vive en departamentos, más de 1 de cada 10 casas están vacías, una proporción más alta que en ciudades como Londres, Nueva York y París.

Esta situación no hace más que generar que muchos propietarios entreguen las casas gratuitamente para evitar que se conviertan en víctimas de graffiti o casas de animales salvajes. Pero este accionar ya trascendió la esfera de lo privado. El Estado japonés comenzó a tomar cartas en el asunto y está ofreciendo fondos para renovar las propiedades, especialmente en los casos en que fueron abandonadas y quedaron en mal estado.

Probablemente el gobierno japonés tiene en cuenta las cifras difundidas por el Instituto de Investigación Nomura que proyecta que la cantidad de viviendas abandonadas aumentará a 21.7 millones para 2033. Asimismo, también prevé que la población, que llegó a su punto máximo hace casi una década, caerá un 30 por ciento para 2065, lo que provocará, si no se toman medidas, un aumento de casas deshabitadas.

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo