Donald Trump observa los destrozos causados por el incendio Woolsey, en Malibú, California Fuente: Reuters

Están en una lista provisoria de personas de las que aún se desconocía su ubicación; las autoridades confirmaron 76 muertos; Trump recorrió la zona devastada y evitó las críticas Rafael Mathus Ruiz SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 19 de noviembre de 2018

WASHINGTON.- Paradise, el pueblo de unos 27.000 habitantes al pie de Sierra Nevada, en el norte de California, devastado e irreconocible por el peor incendio forestal en la historia del "estado dorado", se enfrentaba en las últimas horas a una estrujante tarea: la búsqueda de muertos entre los escombros y las cenizas, ante una lista -provisoria- de 1276 personas "desaparecidas". Las autoridades ya confirmaron 76 muertos.

El salto en la lista de personas de quienes nadie sabe dónde están generó asombro y una enorme preocupación. Kory Honea, el sheriff del condado Butte, donde se encuentra Paradise, se preocupó por advertir que la información que tenían era "cruda", y que era probable que la lista de personas desaparecidas tuviera nombres duplicados.

Las autoridades aún intentaban compilar toda la información disponible de llamadas, denuncias y mensajes para poder tener una lista precisa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump , recorrió las zonas afectadas el fin de semana -confundió el nombre del pueblo, al que llamó Pleasure en vez de Paradise, hasta que alguien lo corrigió- y dejó la esperanza de que muchas de las personas desaparecidas hayan logrado huir y simplemente no se sepa aún dónde están, y no se encuentren enterradas bajo las cenizas.

"Hay cientos de personas que todavía no están localizadas. Y eso es difícil, es una situación difícil. Ahora esperemos que estén con sus parientes y que no haya un problema, pero ciertamente habrá algunos que simplemente no serán localizados", dijo el mandatario.

California: evacuan a un pueblo entero por los incendios forestales – Fuente: Twitter

00:12 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

A la búsqueda de los desaparecidos por parte de las autoridades se sumaba la hercúlea tarea de los bomberos de California para intentar terminar de domar el peor incendio de su historia, una cruzada que enfrentaba un nuevo inconveniente: fuertes vientos, que podrían arrebatarles los pocos avances que han logrado en la lucha contra las llamas.

Una luz de esperanza: el Servicio Meteorológico pronosticó lluvias para mañana, una tormenta que podría aliviar la batalla contra el incendio.

Pero el agua podría generar un nuevo problema, al convertir el área en un caos lodoso y obstaculizar los esfuerzos para encontrar los restos de más víctimas.

Mientras las autoridades locales, estatales y federales se ocupaban de terminar de contener el incendio, que ya ha sido sofocado en un 60%, también comenzaban a mirar lo que vendría después. Paradise necesitará una reconstrucción completa, ya que el pueblo quedó totalmente devastado.

Una de las tareas más urgentes era conseguir "aulas portátiles" para los chicos que se quedaron sin escuelas. La Oficina de Educación del condado Butte dijo el fin de semana que necesita 100 aulas para poder retomar las clases el próximo 3 de diciembre. A la par, Estados Unidos también espera una respuesta final sobre el origen del incendio Camp Fire.

Las miradas apuntan, por ahora, a un desperfecto en las líneas de transmisión de electricidad de alto voltaje de la empresa Pacific Gas & Electric (PG&E), al norte de Paradise, según Los Angeles Times.

Los voraces incendios forestales en California – Fuente: BBC

01:18 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

El primer informe del incendio ocurrió el 8 de noviembre a las 6.29 cerca de una represa. Una vez iniciado, el incendió avanzó a una voraz velocidad que ya ha consumido casi 80.000 hectáreas y 10.000 casas.

Al mismo tiempo, los bomberos intentan frenar el incendio que arrasó con algunas comunidades al oeste de Los Ángeles, que ya dejó tres muertos.

Parado en las ruinas de Paradise, Trump fue preciso el medir la tragedia que dejó el Camp Fire a su paso: "Nunca hemos visto nada como esto en California… Es una devastación total", expresó.

Y aún resta saber cuántos muertos dejó esa devastación.

Por: Rafael Mathus Ruiz ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo

| Actualidad SEGUIR Donald Trump