Trump habló hoy con la prensa antes de partir a París Fuente: AP

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 9 de noviembre de 2018 • 12:27

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump firmó hoy la orden que impide solicitar asilo a los inmigrantes que entren ilegalmente en Estados Unidos a través de la frontera con México. La medida se dirige sobre todo contra los centroamericanos, que son la mayoría de los que cruzan la frontera sur, en momentos en que la caravana migratoria deja Ciudad de México y se dirige hacia Tijuana.

Trump utilizó los mismos poderes que aprovechó para restringir la admisión de ciudadanos de ciertos países de mayoría musulmana, una medida que fue ratificada en la Corte Suprema. La proclama pone en marcha regulaciones adoptadas ayer que eluden las leyes que dictan que cualquiera es elegible para solicitar asilo sin importar cómo ingrese al país.

"La continua y amenazante migración en masa de extranjeros sin base para su admisión en Estados Unidos a través de nuestra frontera sur ha precipitado una crisis que socava la integridad de nuestras fronteras", indicó Trump, que además dijo que requiere el apoyo demócrata para más leyes migratorias.

Su administración anunció ayer un nuevo reglamento para impedir la petición de asilo a quienes estén ilegalmente en el país.

El mandatario ha dado este restrictivo y controvertido paso ante las dos caravanas de migrantes centroamericanos que atraviesan México con la intención de solicitar asilo al llegar a Estados Unidos.

La caravana migratoria empezó a dejar Ciudad de México para dirigirse a Tijuana
La caravana migratoria empezó a dejar Ciudad de México para dirigirse a Tijuana Fuente: AFP

"Queremos que la gente venga a nuestro país, pero tienen que entrar en el país legalmente", manifestó Trump a la prensa en el jardín de la Casa Blanca, antes de partir rumbo a París para conmemorar el aniversario de la Primera Guerra Mundial.

De cara a las elecciones legislativas que se celebraron el martes pasado, el mandatario convirtió en tema electoral la migración para movilizar a su base.

Construyó un relato que presenta a los migrantes como criminales que, pese a que tienen aún semanas por delante para llegar a la frontera, parece que estuvieran a las puertas de Estados Unidos intentado echarlas abajo.

Organizaciones de defensa de los derechos civiles y de los inmigrantes consideran que el presidente, que ha hecho de la mano dura en inmigración uno de los pilares de su acción de gobierno, está utilizando ahora las caravanas como excusa para restringir el sistema.

Según las cifras oficiales del Departamento de Seguridad Nacional, entre 2000 y 2016 Estados Unidos concedió asilo a una media de algo más de 26.600 personas al año.

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, en enero de 2017, se deniegan muchas más solicitudes que antes, según las organizaciones que defienden a los migrantes.

Se espera que esta nueva restricción tenga una contestación en los tribunales. Pero el gobierno de Trump, según informó el jueves NBV News citando a dos altos funcionarios de la administración, confía en que esa contestación será frenada en última instancia en la Corte Suprema, en la que ahora mismo, tras la controvertida confirmación de Brett Kavanaugh, la mayoría de los jueces son conservadores.

Agencias AP y DPA

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo

| Donald Trump, presidente de EE.UU. SEGUIR Estados Unidos