El jubilado Emile Ratelband le pidió a un tribunal de Anherm, Amsterdam, que cambie su certificado de nacimiento Crédito: YouTube/Omroep Gelderland

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 8 de noviembre de 2018 • 11:49

WASHINGTON.- En la ardua batalla contra la vejez, algunas personas se cuidan la piel y otras se obsesionan con spinning. Eso no es suficiente para Emile Ratelband, un holandés de 69 años que siente de 40 y pico.

El jubilado holandés está pidiendo a un tribunal en su ciudad natal de Arnhem, al sureste de Amsterdam, que cambie su certificado de nacimiento para que diga que nació el 11 de marzo de 1969, en lugar del 11 de marzo de 1949. Los jueces escucharon su caso el lunes pasado y prometieron que emitirían un veredicto en las próximas semanas.

Ratelband considera que su solicitud no es diferente a las peticiones para cambiarse el nombre o el sexo y no le molesta que esta comparación pueda ofender a las personas transgénero, cuyas necesidades médicas han sido reconocidas por la Asociación Médica Americana (AMA). "Se trata de libre albedrío", sostuvo.

"Hoy en día, en Europa y en Estados Unidos, somos personas libres", dijo en una entrevista con The Washington Post. "Podemos tomar nuestras propias decisiones si queremos cambiar nuestro nombre o si queremos cambiar nuestro género. Así que quiero cambiar mi edad. Mi opinión sobre mi cuerpo y mi mente es que tengo alrededor de 40 o 45 ".

Ratelband dice que tener menos años le simplificaría la vida. Por un lado, aumentaría sus perspectivas de citas. "Si tenés 69 años en Tinder, estás desactualizado", razonó Ratelband, que tiene siete hijos y ahora no tiene pareja. Sus amigos le piden que modifique su edad en las aplicaciones de citas. "Pero no quiero mentir", dijo. "Si mentís, tenés que recordar todo lo que decís".

También lo ayudaría a conseguir más proyectos en el trabajo. Ratleband es un coach y sus potenciales clientes le preguntan si puede "hablar el idioma de los jóvenes" cuando les dice su edad. Él les asegura que sabe mucho de los jóvenes, pero son escépticos y le dicen que sus otras opciones son "jóvenes en la cresta de la ola". Les asegura que tiene más experiencia, es más sabio y más informado, pero está empezando a pensar que esos atributos pueden no ser suficientes.

El pedido

Quiere volver a ser joven y sostiene que esta apto físicamente. Contó que tiene la presión baja, sus articulaciones funcionan bien y también su vista. Además su mente está sana, dijo. "Me hago chequeos cada dos años". Esto es lo que le dijo a los funcionarios en el ayuntamiento, a donde fue primero a pedir el cambio de edad. "¿Estás loco? ", le preguntaron y rechazaron su petición.

No fue su primer contacto con los funcionarios del ayuntamiento. Hace muchos años, se negaron a dejar que nombrara a sus gemelos, Rolls y Royce, como el fabricante de automóviles. Él continúa llamándolos así, aunque su verdaderos nombres son France y Minou.

Al igual que muchos transexuales que quieren cambiar su certificado de nacimiento, Ratelband aceptó ver a un psiquiatra para dejar en claro que no era una "víctima del síndrome de Peter Pan", según sus palabras.

Al principio, dijo, los jueces "se reían como niñas pequeñas". Pero después de que pronunció un discurso inspirador sobre cómo la sociedad moderna se había liberado de los falsos dioses del dinero, el gobierno y la religión, se volvieron más receptivos, según sus palabras.

The Washington Post

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: El Mundo

| Holanda SEGUIR