La gobernadora busca un aliado en el exintendente para pasar el proyecto Fuente: LA NACION – Crédito: Archivo

María José Lucesole SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 2 de noviembre de 2018 • 09:47

LA PLATA.- En una semana intensa para María Eugenia Vidal, que incluyó una cena con Marcelo Tinelli y su tironeo por fondos con la Casa Rosada, la gobernadora bonaerense se reunió ayer con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, en busca de un aliado para lograr la aprobación del presupuesto 2019 de la provincia de Buenos Aires, que incluye mayor toma de deuda y un alza de impuesto de hasta el 40%.

El encuentro entre la gobernadora y el exintendente de Tigre tuvo lugar ayer en un hotel céntrico de la ciudad de Buenos Aires tras el almuerzo de la gobernadora con Macri. Vidal se llevó de la Casa Rosada un compromiso para hacer obras por el equivalente a los 19.000 millones de pesos de actualización del Fondo del Conurbano. No tendrá más transferencias de dinero: los 65.000 millones comprometidos con la firma del Pacto Fiscal sufrirán el impacto del ajuste por otros 25.000 por los recortes pedidos por el FMI .

En este contexto, Vidal tiene que cerrar con menos recursos su caja para el año que viene, por lo que comenzó a buscar socios para poder tomar deuda y subir impuestos. Cambiemos no tiene los dos tercios que exige la ley para aprobar una nueva autorización para tomar deuda por unos 100 mil millones de pesos y necesita consenso para la suba de impuestos en torno al 40 por ciento.

La gobernadora llamó a Sergio Massa, que cuenta con un bloque de doce diputados y dos senadores en la Legislatura provincial, para conseguir apoyo del Frente Renovador en la discusión de las leyes vitales para su gestión.

El lunes la gobernadora enviará los proyectos a la legislatura provincial y Vidal ya eligió a quien será su principal aliado para negociar la ley de Leyes.

La mandataria provincial sabe que Unidad Ciudadana, los bloques peronistas y la izquierda criticarán el aumento de deuda y la suba de impuestos. Estos bloques ya presentaron pedidos de informes al Poder Ejecutivo para conocer el impacto de la devaluación en las finanzas de este territorio. Por eso eligió al Frente Renovador, quien fuera su principal aliado en el inicio de su gobierno, para negociar primero. De este modo busca mostrar al resto de los partidos que ya tiene socios para encauzar el debate.

En particular es una señal para los intendentes peronistas de la oposición que exigirán obras y fondos para que sus legisladores levanten la mano.

Más deuda

El proyecto de presupuesto contempla gastos por encima de los 850.000 millones y permiso para endeudarse por casi 100.000 millones de pesos, según un primer borrador que circuló en la Legislatura.

Este endeudamiento -que requiere dos tercios de los votos de los legisladores de las cámaras de diputados y de senadores- será motivo de un fuerte debate. Y difícilmente sea aprobado a libro cerrado.

La polémica ya comenzó: la oposición denunció que la deuda actual de esta provincia tiene un peso del 70 por ciento del presupuesto de 2018 y, además, que los pagos por servicios de la deuda aumentaron un 37 por ciento a causa de la devaluación en 2018.

El gobierno de Vidal no informó aún datos del stock de deuda consolidado tras la última caída del peso. El último informe de la deuda de la provincia corresponde al 31 de marzo de 2018: allí se informaba que el stock de deuda era de 271.417 millones de pesos, con un dólar de 20 pesos. Pero el 70 por ciento de la deuda de la provincia es en dólares.

Cierre 2018

En la última ley de presupuesto la Legislatura aprobó gastos de 629.962,9 millones de pesos con recursos previstos en 599.059,8 millones de pesos y un déficit de 30.903,1 millones de pesos.

Para financiar el déficit 31 mil millones y las amortizaciones del stock de deuda pública 36.077 mil millones, la provincia autorizó distintas fuentes financieras en el Presupuesto 2018: una de ellas se encuentra la prevista en el artículo 32, por hasta 58.890 millones.

Hasta el momento la Provincia emitió un Bono local por 30.000 con vencimiento en 2025, utilizando el 51 por ciento de lo autorizado para deuda. Aún cuenta con la posibilidad de utilizar el restante 49 (28.890 millones adicionales de pesos).

"Adicionalmente se encuentran vigentes previsiones por alrededor de otros mil millones de dólares de posibles líneas de préstamo con organismos internacionales, más relacionadas su concreción a las negociaciones del gobierno nacional", informó el senador Juan Manuel Pignocco (Unidad Ciudadana).

De acuerdo a un estudio realizado por el equipo de este senador "en 2001 desde un nivel de deuda similar al actual, la maxidevaluación de 2002, produce un crecimiento por 4 de la deuda en moneda local y en términos presupuestarios; desde allí la tendencia del peso de la deuda no cesó de reducirse hasta representar el 41% del presupuesto provincial en 2015. Desde allí se registra una fortísima tasa de crecimiento de la deuda, que llegó a representar más del 60% en el primer semestre de 2018 y dos meses después alrededor del 75% del presupuesto provincial", aseguró.

Desde el oficialismo negaron esta interpretación sobre la evolución de la deuda, que favorecería las gestiones económicas de Felipe Solá y Daniel Scioli sobre la administración de María Eugenia Vidal en este territorio.

"Cuando llegó María Eugenia Vidal la deuda provincial equivalía a 9 meses del presupuesto provincial: equivalía al 75 por ciento- respondió el presidente de la comisión de presupuesto de Diputados, Marcelo Daletto-. El año pasado equivalía a seis meses del presupuesto: estaba en el 50 por ciento. Es posible que este número haya aumentado por efecto de la devaluación ya que el 70 por ciento de nuestra deuda es en dólares". "Aun así no es un número alto", admitió.

Por el momento el gobierno de Vidal no dio a conocer el número exacto de la deuda que prevé colocar el año próximo. La gobernadora aún espera que Macri ordene transferir fondos además de obras para el conurbano, para que las cuentas provinciales cierren el próximo año electoral con menor dependencia económica de los mercados de capitales extranjeros.

Por: María José Lucesole ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: Política

| FMI SEGUIR Marcelo Tinelli Sergio Massa María Eugenia Vidal