Una oveja… Otra oveja… Axl Rose. Se ven cosas maravillosas por la ventana de esta mansión transformada en hotel en la zona rural de Inglaterra, donde Slash está sentado con una gorra de Thrasher dada vuelta, hablando sobre Living the Dream, su nuevo disco junto a Myles Kennedy and the Conspirators. Pero él y sus compañeros del otro grupo han viajado hasta este campo porque Guns N' Roses va a tocar en el Download Festival mañana. Hasta esta entrevista, él no ha hablado demasiado acerca de esta reunión tremendamente exitosa. Slash no quiere entrar en detalles acerca de cómo fue exactamente que él y Rose arreglaron su relación tras dos décadas de alejamiento, y explota cuando le menciono lo puntuales y responsables que se han vuelto los Guns N' Roses. "Bueno, listo", dice, "estoy harto de hablar de esta mierda." Pero sigue hablando.

De alguna manera, tu primer disco solista marcó el comienzo del fin de los GNR originales. Pero con este nuevo álbum da la sensación de que simplemente estuvieras terminando algo que ya habías empezado…

Sí, arranqué la producción de este material nuevo y después volví a las giras [solistas]. En un momento, Axl y yo hablamos por teléfono y nos juntamos, y empezamos a considerar la opción de tocar en Coachella. Sólo por diversión, porque estábamos otra vez en territorio de amigos. Eso se transformó en una maldita gira extendida, que sigue ocurriendo. Así que todo ese material quedó en la parrilla. En nuestra última pausa, me junté con Myles y el resto, y volvimos sobre esas canciones.

¿Cómo se siente tratar de componer grandes riffs de rock cuando el género está tan lejos del mainstream?

Tengo que encontrar ideas que me exciten, porque nadie está publicando cosas que me exciten como cuando empecé. No están ni cerca. Eso hace que uno trabaje más duro. Me estoy rompiendo el culo para hacer algo bueno.

¿En serio pensabas que Coachella podía ser el único recital de esta reunión?

Originalmente, íbamos a hacer esos primeros shows, y eso era todo. Extrañaba estar en un escenario con Axl y Duff [McKagan]. Extrañaba esa combinación. Y esos shows nos abrieron el apetito para hacer más.

Entonces, ¿vos tocás en Guns N'Roses o con los Guns N' Roses?

Oh, es una pregunta interesante. Desde que empezamos a tocar juntos y nos embarcamos en este viaje, diría que estoy en Guns N' Roses, y no meramente contratado para tocar canciones de Guns N' Roses.

O sea que técnicamente, y legalmente, es una banda otra vez.

Yo estoy en la banda. No hay nada contractual en este momento. Así que es como vos quieras interpretarlo.

"Nadie está publicando cosas que me exciten como cuando empecé. No están ni cerca. Eso hace que uno trabaje más duro."COMPARTILO

¿Cómo es tocar los temas de Chinese Democracy?

Eh… O sea, es divertido. No hay nada raro al respecto. No es que estoy tocando algo fuera de mi zona de confort. Estoy muy atento de mantener la integridad de la grabación, pero al mismo tiempo lo hago como me gustaría hacerlo a mí.

Y siguen agregando cosas a la lista de temas, lo cual sugiere que esta es una colaboración activa.

Trabajamos muy bien juntos, y trabajamos mucho desde que empezamos esto. Le ponemos mucho corazón. No estamos haciéndolo sin ganas.

Axl dijo que vos y Duff quizás toquen en material nuevo de los Guns. ¿Es cierto?

No puedo asegurarlo. Si pasa, pasa.

¿Estos son los únicos shows de los Guns en los que tocaste sobrio?

Desde el 86 al 94 no hubo un solo día o show en el que yo estuviera sobrio. Lo interesante, y hablé de esto también con Axl, es que no hay momentos en vivo que me remonten al pasado. Es la misma gente, en su mayoría, y muchas de las mismas canciones, y aún así se siente como una experiencia nueva. Probablemente eso te de una muestra del estado de mi mente en ese entonces.

Slash en el estadio de River, en noviembre de 2016.
Foto: Gentileza Guns N Roses

Tu mamá era afroamericana y tu papá es inglés. Vos bromeabas con que "es raro ser un músico de rock que es negro y británico, porque muchos rockeros británicos quieren ser negros". ¿Qué significan tus ancestros para vos?

Nunca fue parte de mi constitución ser capaz de diferenciarme de otra persona por cuestiones de color. Es algo que viví mucho de chico: en la escuela te encasillan y sos más consciente de tu linaje. Cuando empecé a hacer lo mío, especialmente tocar la guitarra, no fue un tema. Nunca me importó tener que identificarme de una manera u otra.

Tenías una relación difícil con él, ¿pero cómo reaccionaste a la muerte de Scott Weiland?

Por más loco que fuera todo ese período, me shockeó enterarme de la muerte de Scott. Pero sí, Velvet Revolver no era divertido. No tengo nada positivo para decir acerca de esa experiencia, excepto que compusimos algunas cosas bastante buenas.

Tu mamá salió con David Bowie, y ustedes tuvieron una relación como adultos. ¿Pudiste despedirte?

No, para nada. Más o menos un año antes [de su muerte], yo estaba tratando de que él participara de una película de terror en la que yo estaba trabajando [risas]. Y esa fue la última vez que hablé con él. Era un personaje jodidamente cool. Es alguien al que se puede admirar. Era un ícono que verdaderamente merecía serlo.