Trump firmó la salida de Estados Unidos del pacto nuclear con Irán el 8 de mayo pasado, una iniciativa que despertó las críticas de la comunidad global y la furia de las potencias Fuente: Archivo

Rafael Mathus Ruiz SEGUIR Comentar (0) Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 6 de agosto de 2018 • 11:32

WASHINGTON.- En un giro que vuelve a avivar uno de los principales puntos de tensión en Medio Oriente y amplía la grieta entre Washington y Europa, Estados Unidos reimpuso sanciones a Irán e inauguró una nueva campaña de "máxima presión económica" para asfixiar al régimen de los ayatollahs, una movida que sigue la línea de la decisión del presidente, Donald Trump, de abandonar el acuerdo nuclear firmado por su antecesor, Barack Obama.

El gobierno de Trump anunció que a partir de la primera hora del martes volverá a implementar una parte de las sanciones económicas sobre Irán que habían sido levantadas a principios de 2016, luego de que Estados Unidos, las principales potencias europeas, Rusia y China sellaron un acuerdo con Irán, que aceptó frenar su programa nuclear a cambio de un alivio económico.

Las sanciones atenazarán las exportaciones iraníes de oro, metales preciosos, acero, aluminio, automóviles y carbón, entre otros productos, y restringirán el acceso del país a dólares norteamericanos, al alcanzar también la compra de la deuda soberana del país. Las sanciones al petróleo, el principal producto de exportación iraní, volverán a aplicarse a partir de noviembre, según el esquema gradual diseñado por los funcionarios de Trump.

El presidente insistió en que quiere un nuevo acuerdo "más amplio" con Teherán, y dijo que Irán tiene una opción: cambiar su "comportamiento amenazante y desestabilizador" y reintegrarse a la economía global, o continuar por un camino de "aislamiento económico".

"A medida que continuamos aplicando la máxima presión económica sobre el régimen iraní, estoy abierto a alcanzar un acuerdo más amplio que aborde toda la gama de actividades malignas del régimen, incluido su programa de misiles balísticos y su apoyo al terrorismo", dijo Trump, en un comunicado.

Estoy abierto a alcanzar un acuerdo más amplio que aborde toda la gama de actividades malignas del régimen Donald Trump

El presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que su país estaba abierto a negociar, pero remarcó: "Negociaciones con sanciones no tiene sentido".

"Si sos un enemigo y apuñalás a la otra persona con un cuchillo y después decís que querés negociaciones, lo primero que tenés que hacer es sacar el cuchillo", graficó Rouhani, en una entrevista televisiva.

Al anticipar las nuevas medidas, funcionarios de la Casa Blanca reiteraron duras críticas al régimen iraní en una conferencia telefónica con periodistas, acusándolo de financiar al terrorismo, oprimir a su gente y dañar la economía. La Casa Blanca defendió la estrategia de Trump, y prometió construir una "coalición global" para garantizar el éxito de las sanciones.

Negociaciones con sanciones no tiene sentido Hassan Rouhani

"El punto de nuestra presión con sanciones, esta campaña de presión económica, es negarle al régimen los recursos financieros que necesita para financiar el terrorismo y sus programas de misiles nucleares y otras actividades peligrosas en Oriente Medio", dijo uno de los altos funcionarios en la llamada.

Pero la efectividad de la política despierta serias dudas: a diferencia de años atrás, Estados Unidos no cuenta con el respaldo de las otras potencias que firmaron el pacto nuclear, que han mostrado intenciones de preservarlo. La Unión Europea , China y la India, compradores de petróleo iraní, han indicado que no van a aplicar las sancione de Washington.

"Los Estados Unidos están plenamente comprometidos con la aplicación de todas nuestras sanciones, y trabajaremos estrechamente con las naciones que realizan negocios con Irán para garantizar el cumplimiento total. Las personas o entidades que no cancelan sus actividades con Irán corren el riesgo de sufrir graves consecuencias", advirtió Trump.

Los funcionarios del gobierno de Trump indicaron que aspiran a generar un "cambio de comportamiento" y no un cambio de régimen en Irán, y reiteraron que el presidente está dispuesto a reunirse en cualquier momento con el presidente iraní, Hassan Rouhani.

Lamento de Europa

La Unió Europea, junto a Francia, el Reino Unido y Alemania, las tres potencias europeas que participaron de las negociaciones y de la firma del acuerdo nuclear con Irán, lamentaron "profundamente" la decisión de Trump. Las mandatarios de esos tres países, Emmanuel Macron, Theresa May y Angela Merkel, intentaron infructuosamente este año convencena Trump de que no dejara el acuerdo.

"Lamentamos profundamente la reimposición de sanciones por parte de los Estados Unidos", indicó una declaración conjunta con los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania y Gran Bretaña y la jefa de política exterior del bloque, Federica Mogherini.

Europa ha afirmado que el acuerdo nuclear vigente con Irán está funcionando, y que es vital para la seguridad de la región y el mundo.

Por: Rafael Mathus Ruiz

temas en esta nota

El Mundo | Irán SEGUIR China Estados Unidos Rusia Unión Europea Donald Trump ¿Te gustó esta nota? 0 Comentarios Ver