Activistas de un grupo feminista lograron saltar al campo en plena final Fuente: Reuters – Crédito: Damir Sagol

Marcelo Gantman SEGUIR Comentar (0) Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 16 de julio de 2018

MOSCÚ, Rusia.- Miles de cámaras de seguridad en estaciones de trenes y de subtes. Puertas metálicas que solo giran si las entradas de los espectadores no son falsificadas. Drones, satélites, Fan ID y personal de seguridad por donde se mirara. Pero una banda de punk rock logró invadir el campo de juego en la final del Mundial entre Francia y Croacia cuando se llevaban jugados 52 minutos del partido.

El ingreso de cuatro personas vestidas como policías fue un impacto inesperado. A los saltos, con la intención de establecer contacto con los futbolistas y saludarlos (algo que consiguieron con el más joven de la cancha, Kylian Mbappé), los invasores tenían un plan: hacer una declaración política cuando el corazón del Mundial latía mas fuerte y desafiar a las autoridades presentes. Lo lograron.

Todo fue obra de Pussy Riot, un colectivo feminista que en sus orígenes era un trío de punk-rock. La invasión del campo de juego fue acompañada por una declaración en su muro de Facebook en la que recordaban los once años de la muerte del artista conceptual ruso Dmitry Prigov, nacido en 1940 y considerado disidente durante la existencia de la Unión Soviética. El manifiesto de Pussy Riot incluyó un poema de Prigov que habla de los "policías celestiales" y los "policías terrestres" de Rusia que cuidan o reprimen a la sociedad según esa división.

En 2012 cinco integrantes de Pussy Riot fueron detenidas por vandalismo y odio religioso luego de improvisar un show en el interior de la Catedral de Cristo Salvador. El motivo del acto era protestar por la reelección del presidente Putin .

La aparición de Pussy Riot en plena final del Mundial puede ser considerada el desafío a la autoridad más grande que hayan hecho al gobierno ruso. Además, desarma toda la estructura reglamentaria y de mensajes explícitos que la FIFA utiliza para que el fútbol en los mundiales no aparezca "contaminado" de declaraciones políticas. Se trató justamente de eso: un acto político en las narices de Putin; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar, y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Por: Marcelo Gantman

temas en esta nota

El Mundo | Mundial Rusia 2018 SEGUIR Vladimir Putin ¿Te gustó esta nota? 0 Comentarios Ver