Poco más de un año después del superpoblado Humanz, que incluía una docena de feats, Damon Albarn cambia el enfoque en The Now Now, el sexto disco de Gorillaz: "Básicamente, soy yo cantando", explicó antes del lanzamiento. Pero ni siquiera canta tanto. "Sorcererz" (con apenas una estrofa que se repite) y la instrumental "Lake Zurich" suenan como demos del Random Access Memories de Daft Punk, o como grooves de funk con melodías de sintes robóticos a la espera de encontrar una canción. Y cuando Albarn sí canta, como en las baladas electrónicas "Magic City", "Fire Flies" y "One Percent", los temas se ponen oscuros, tenebrosos y repetitivos al punto de volverse tediosos.

Si la cantidad de invitados y la extensión de Humanz lo hacían un disco desparejo y difícil de asimilar, The Now Now extraña algo de esa variedad. De hecho, el track que más se destaca es "Hollywood", una larga zapada pistera tipo LCD Soundsystem que incluye un verso de Snoop Dogg en modo G-funk y unas voces de Jamie Principle, una leyenda del house de Chicago. El otro gran tema es "Humility", que se despega gracias al swing irresistiblemente soleado de la guitarra de George Benson, el reconocido músico de gypsy jazz. Son dos muestras de la capacidad de Albarn para potenciar a sus invitados, un talento que se extraña en este contexto de canciones crudas a las que les hubiera venido bien un poco más de tiempo.