El cuerpo de Halili, segundos después de recibir un tiro en el pecho Fuente: AP

Comentar (0) Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 2 de julio de 2018 • 10:15

MANILA (DPA).- El alcalde de una localidad filipina que hacía desfilar de forma humillante por las calles a los sospechosos de vender droga, y que luego fue acusado de tráfico de estupefacientes, fue asesinado hoy en medio de una ceremonia pública, informó la Policía.

Antonio Halili, alcalde de la ciudad de Tanauan y cercano a la política del presidente Duterte, ubicada a 67 kilómetros al sur de Manila, en la provincia de Batangas, recibió un disparo en el pecho, presuntamente de un francotirador. Fue declarado muerto a su llegada al hospital, señalaron las autoridades.

Los hechos ocurrieron mientras se celebraba la ceremonia de izamiento de la bandera en el exterior del ayuntamiento. Se escuchó un disparo, lo que provocó gritos e hizo que cundiera el pánico entre los funcionarios, según el video colgado en redes sociales.

Halili fue noticia en 2016 cuando hizo desfilar a presuntos traficantes de droga por las calles de Tanauan con un cartel en el que se leía "Trafico con drogas. No sea como yo".

Ese "paseo de la vergüenza" era una acción para apoyar la campaña contra las drogas del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, que ha sido criticado por la elevada cifra de muertes de su iniciativa, así como los presuntos abusos cometidos.

El director de la Policía de Filipinas, Oscar Albayalde, señaló que se investiga la posibilidad de que el asesino de Halili estuviese relacionado con la campaña del "paseo de la vergüenza". "Hirió y avergonzó a muchas personas con la campaña", señaló.

Pero Halili también tenía vínculos con el narcotráfico y en octubre pasado se le retiraron parcialmente los poderes. Se trata del cuarto alcalde acusado de tráfico de estupefacientes que ha sido asesinado en el país desde que Duterte llegó a la Presidencia en julio de 2016.

Desde esa fecha, más de 4200 personas han muerto en operativos policiales, según las estadísticas oficiales.

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch asegura que la cifra real de muertos superaría las 12.000 personas, según estimaciones de activistas locales y grupos religiosos.

temas en esta nota

El Mundo ¿Te gustó esta nota? 0 Comentarios Ver