Hubo un tenso intercambio entre Silvia Lospennato y Carmen Polledo por la despenalización Fuente: LA NACION – Crédito: Fernando Massobrio

Gabriel Sued SEGUIR Comentar (0) Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 7 de junio de 2018 • 13:38

El debate por la legalización del aborto que se da en la Cámara de Diputados volvió a sacudirse hoy con un fuerte contrapunto entre dos diputadas del oficialismo: Silvia Lospennato y Carmen Polledo, las dos de Pro.

La que tiró la primera piedra fue Lospennato, secretaria parlamentaria de la bancada de Pro y una de las promotoras de la legalización. Con un discurso encendido interpeló de manera directa a los miembros de su bloque que se oponen a la reforma. Presidenta de la Comisión de Salud y detractora de la iniciativa, Polledo le respondió de manera inmediata, con los diputados del resto de las bancadas como espectadores.

"Quiero hablarles a los que me acompañan en un gobierno que hizo de la verdad un valor en las políticas públicas ", arrancó Lospennato, en una intervención que fue subiendo la temperatura. "A los que creemos en las estadísticas públicas, les pregunto ¿por qué no creen en las estadísticas públicas del Ministerio de Salud de la Nación, que dicen que el año pasado 46.000 mujeres quedaron internadas en los hospitales públicos por complicaciones en abortos? Tenemos un problema de salud pública".

Sus palabras enseguida captaron la atención de todos los diputados presentes. La disputa por este tema en el oficialismo, en la que debió mediar el presidente Mauricio Macri, resulta clave para la definición del debate, dado que Cambiemos es el espacio con la mayor cantidad de indecisos.

Siguió Lospennato: "No vinimos a gobernar para esconder los problemas debajo de la alfombra. Seamos consistentes con lo que hacemos en todas nuestras áreas de gobierno".

El discurso incomodó a los diputados del oficialismo presentes, que se preparaban para responder. Al frente del plenario de las comisiones estaba Polledo. Pero faltaba más. "Si se oponen por una cuestión moral -retomó Lospennato-, les preguntó si obligarían a sus hijas a continuar con un embarazo no deseado. Si la respuesta es no, nunca más se llamen liberales, porque no se pueden imponer a los demás un principio que no se imponen a sí mismos."

Para terminar, la secretaria parlamentaria de Pro les habló a los diputados del interior: "A los que van a votar a favor de la clandestinidad porque en sus provincias la mayoría se opone a la legalización, les pregunto: ¿Cómo estaban antes de las leyes de divorcio o de matrimonio igualitario? La sociedad evoluciona, muchachos, no tengan miedo".

Después del aplauso del ala de la sala que promueve el proyecto, tomó la palabra Polledo. "No tenía previsto hablar, pero hay cosas que no puedo dejar pasar", advirtió. "Nunca subestimo la inteligencia ajena. Sería interesante el discurso si no se atacara a otro en un tema tan sensible", dijo, como primera respuesta a su compañera de bloque, que en ese momento ya abandonaba la sala sin mirar atrás.

Polledo respondió igual: "El divorcio y el matrimonio igualitario no son cuestiones penales, no podemos mezclar peras con manzanas". Después sostuvo que "como madre y abuela" quiere "lo mejor para las mujeres".

Sobre el debate de fondo, insistió en que la legalización "es violencia, un acto de poder de un poderoso contra un débil ". Enfocada otra vez en la discusión con Lospennato, dijo que respeta mucho a los promotores de la legalización, pero reclamó que nadie le dijera cómo tiene que pensar. "Tampoco hay que juzgar. Estoy convencida de qué hay vida desde la concepción y no creo que lo mejor sea la muerte del niño", cerró.

Por: Gabriel Sued

temas en esta nota

Política | Debate por el aborto SEGUIR ¿Te gustó esta nota? 0 Comentarios Ver