Adrián Dárgelos grabando en Juno, el estudio propio que tiene la banda.
Foto: Gentileza Alexis Becerra/Redes Mega 98.3

Después de Impuesto de Fe, no teníamos prácticamente nada", dice el guitarrista Mariano Roger sobre el inicio del proceso de composición y grabación del próximo disco de Babasónicos , el primero de canciones nuevas en casi cinco años, tras la experiencia de reversionar el repertorio de la banda en un álbum acústico registrado en vivo. En ese formato -que bautizaron Desde adentro y Sony Music planea repetir con otros artistas de Latinoamérica-, el grupo realizó una gira de teatros por todo el país, que los llevó a demorar una nueva entrada al estudio. "Empezamos en septiembre, y pensábamos terminar en diciembre", dice Roger. "Pero, como grabamos en nuestra sala y no nos corre nadie, nos demoramos."

Lo cierto es que, además de la tranquilidad que brinda Juno, el estudio propio, esta vez Babasónicos trabajó sin productor, una elección que estira la toma de decisiones. "Hubo bastante debate y discusión antes de terminar los temas", dice el guitarrista. "Pero teníamos ganas de cerrar filas y hacerlo solos, después de pasar muchísimo tiempo trabajando en el proceso de Impuesto con Andy Weiss." El ingeniero de sonido, como en casi todos los álbumes de la banda, fue Gustavo Iglesias.

El disco nuevo, que todavía no tiene nombre confirmado y será editado en algún momento de julio o agosto, deja atrás la instrumentación acústica de su predecesor, como para reafirmar el discurso de un grupo que se jacta de no hacer dos veces lo mismo. "Nosotros somos muchas bandas en una: somos rock, tecno, acústicos…", dice Roger. "Esta vez, suena todo mucho más sintetizado. Hay menos registros. Es eléctrico, pero despojado." Por lo pronto, cada integrante volvió a tocar sus instrumentos habituales. Incluso Carca, que dejó de lado las percusiones para retomar "las guitarras raras, procesadas hasta que suenan como otra cosa", en palabras de Roger.

"Hay un regreso a una cosa más experimental y psicodélica", dice Roger sobre algunos temas del nuevo disco.COMPARTILO

En ese sentido, el guitarrista asegura que, en algunos temas, hay "un regreso a una cosa más experimental y psicodélica", que se emparenta con la obra inicial de Babasónicos, de Pasto (1992) a Babasónica (1997), a la vez que mantienen la intención de combinar lo eléctrico y lo electrónico que habían mostrado en las bases de Romantisísmico (2013), su último disco de estudio. "La diferencia es que, en temas como 'La lanza', había guitarras y muchas cosas sonando a la vez, y acá estamos pensando en que, cuantas menos cosas suenan, más grande es el sonido", dice. "No necesariamente suenan pocos instrumentos en el disco, pero suenan pocos al mismo tiempo. Ésa es la enseñanza más grande que nos quedó del proceso de Impuesto de fe, y ahora la estamos capitalizando."

En paralelo a la realización del álbum, Babasónicos también estuvo ensayando para el show que este mes marcará tanto el regreso al formato eléctrico como al estadio Obras, en dos funciones consecutivas, el viernes 6 y sábado 7. Originalmente, la idea era estrenar material nuevo durante el show, pero, si bien no se descarta que un primer corte llegue a las radios en las próximas semanas, no van a anticipar ninguna de las canciones en las que estuvieron trabajando recientemente. "Son dos cosas que fuimos abordando en paralelo", dice Roger. "Así que éste va a ser un show de repaso de carrera en el formato original, algo que no hacemos hace mucho, y va a tener sorpresas, como temas que habíamos dejado de tocar y alguna reversión."