Chance the Rapper, un pastor amable suelto en el Hipódromo de San Isidro.
Foto: RollingStone/ Agustín Dusserre

"¿Están listos para sus bendiciones?", pregunta Chance The Rapper en el final de su show en el Main Stage del Lollapalooza, antes de ofrecer una versión casi a capella de "Blessings (Reprise)", el último tema de Coloring Book, su mixtape de 2016. Fue la culminación de un set que por momentos bordeó lo religioso, basado el carácter góspel de ese disco consagratorio, potenciado por la particular banda de acompañamiento del rapero: cuando Chance grita "Thank you" y, detrás suyo, cuatro coristas también gritan "Thank You", el mensaje llega fuerte y claro.

Además de los coros, Chance estuvo acompañado por un baterista, un tecladista y el trompetista Nico Segal, también conocido como Donnie Trumpet, que es prácticamente su mano derecha en el escenario, y le agrega un tinte épico a los temas más elevados y celestiales, como "Blessings", "All We Got" y "Same Drugs", .

El show también tuvo su pasaje fiiestero, como si MC de Chicago se hubiera preocupado de antemano por complacer al público más teen del festival, que celebró la inclusión de "I'm The One", el tema de DJ Khaled en el que colaboraron Chance y Justin Bieber (en ese momento, el videoclip del tema apareció en la pantalla). Pero son las partes más cercanas al góspel -en las que parece transformarse en un pastor amable pero hiperexcitado- las que diferencian a este rapero de cualquier otro, capaz de lograr momentos de gran intimidad y euforia al mismo tiempo.

Unas horas antes, en el mismo escenario, Anderson .Paak había preparado el terreno con un show de R&B onírico y virtuoso, acompañado por los Free Nationals, su banda habitual, que tiene una formación más clásica (guitarra, bajo, batería, teclados, más un DJ). Entre zapadas de tinte rockero (.Paak debe ser el rapero con más solos de guitarra en sus sets) y pasajes de funk seco durante los cuales suelta su flow acelerado ("Yo quería ser como Kanye: el productor que también puede rapear", le dijo a RS el año pasado, y esta tarde pareció lograrlo), el protegido de Dr. Dre armó un setlist basado en Malibu, y estrenó "Til It's Over", el tema que musicaliza el comercial del HomePod de Apple, dirigido por Spike Jonze y protagonizado por FKA Twigs.

Anderson .Paak entregó un set de R&B onírico y virtuoso, con pasajes rockeros y funk seco.
Foto: RollingStone/ Fernando Dvoskin