Delegados de todo el país se reunieron para planear su estrategia Nelson Fernández SEGUIR 0 4 de febrero de 2018

MONTEVIDEO.- Todos quieren mostrar disposición al diálogo en Uruguay, tanto los productores rurales como el gobierno, pero en el fondo saben que las mesas de trabajo bipartitas derivarán en un interminable intercambio de puntos de vista, con escaso margen para soluciones que convenzan a ambas partes.

El movimiento de autoconvocados del campo uruguayo reunió ayer a unos 270 delegados de todo el país, entre titulares y suplentes, que representaban a sectores de la ganadería, lechería, agricultura, arroz, hortícolas, forestal, servicios agrícolas, jurídicos, emprendedores, transporte, industria y comercio, entre otros.

El vocero del movimiento, Marcelo Nogue, dijo a LA NACION que la asamblea facultó a los delegados a participar en las mesas de diálogo, llevando la proclama del acto masivo de Durazno, con reclamo de baja de costos a la producción y de recorte de gasto público. Además "hay una batería de medidas, que una mesa de representantes las instrumentará de acuerdo a la evaluación permanente de cómo vayan las conversaciones". La participación en el diálogo está condicionada a las soluciones que puedan obtener en esa instancia.

En tanto, ayer terminó un encuentro especial del presidente Tabaré Vázquez con las principales autoridades del Poder Ejecutivo, para abordar las prioridades de este año, y también hacer una puesta a punto del conflicto.

Tabaré expresó su confianza a los ministros, pero pidió prudencia tanto en la ejecución del gasto como en las declaraciones públicas, para no interferir con los objetivos trazados, dijeron a LA NACION participantes del encuentro que duró dos días.

Respecto del conflicto con el campo, coincidieron en que hay que mostrar voluntad de diálogo, pero que no se pueden hacer concesiones que comprometan los equilibrios económicos. El presidente quiere que el caso se conduzca ahora exclusivamente por el Ministerio de Ganadería y que el debate no se contamine con declaraciones que expongan al gobierno.

Hoy, en el balneario Piriápolis, se reunirá la Agrupación Nacional del Gobierno del Frente Amplio, en la que el jefe de gabinete, Juan Andrés Roballo, y la vicepresidenta, Lucía Topolansky, informarán a los legisladores sobre lo conversado en el encuentro gubernamental.

Luego harán un acto para celebrar los 47 años de la fundación de esta coalición de izquierda, y para el partido de gobierno eso será una demostración de unidad ante los partidos de oposición y el movimiento del campo que cuestiona la política económica.

Por: Nelson Fernández

temas en esta nota

El Mundo ¿Te gustó esta nota? 0 Comentarios Ver