0

Lo que comenzó como un trabajo cooperativo entre refugiados, creativos, diseñadores y arquitectos y que permitió reducir el número de personas que viven sin hogar se convirtió, con el tiempo, en una vía para que los refugiados contribuyan en las distintas comunidades que los acogen.

Este grupo fundó la Universidad "Tiny House" a partir de la cual ya se crearon 13 "tiny houses" (pequeñas casas): cabañas de maderas que se construyen sobre ruedas. Tal como explicó el diseñador industrial Raphael Behr: "No creo que tengamos poco espacio, tenemos una fantasía muy pequeña. [Estas casas] pueden ayudarnos a reorganizar el espacio de una manera muy radical, porque la gente vive aquí con solo 10 metros cuadrados mientras que una persona común en Europa usa 40 metros cuadrados".

Van Bo Le-Mentzel, uno de los fundadores de la universidad, opinó que la sociedad no vive de una "manera sostenible" y explicó que tener una casa autosuficiente permite "tener más libertad".

En esta nota:Arquitectura

Más sobre Refugiados

Qué le preguntó la gente a Google durante el 2017

De Siria a Olivos: tres mujeres y el desafío de reconstruir sus vidas

EE.UU. se retira del Pacto Mundial de la ONU sobre migración y refugiados

Myanmar acepta de regreso a miles de rohingyas antes del viaje del Papa

Según un estudio, más de la mitad de los refugiados del mundo son sirios

Trump diseña otro dique contra los refugiados