0

PINAMAR.- "¡Me vuelo!", le decía ayer por la tarde Claudia Medeiro a su hija Sofía frente al cartel de Pinamar en Bunge y el mar, uno de los puntos más ventosos de esta ciudad, mientras intentaban tomarse una selfie. El segundo fin de semana del año recibió a los turistas con un clima poco apto para la playa, aunque ideal para salir a caminar o comer algo por el centro comercial.

El panorama era muy diferente con respecto al fin de semana pasado. Hace exactamente siete días, casi todos en esta ciudad estaban adentro del mar, jugando al fútbol, tomando sol en la playa o bailando en alguna clase al aire libre.

Ayer los turistas caminaban por el cemento de Bunge y Libertador de pantalón largo, campera, y capucha, aunque no lloviera, para protegerse en la ventosísima playa.

Pinamar amaneció ayer ventoso y frío. Foto: LA NACION / Matías Aimar

Así, las fiestas after-beach, los eventos al aire libre y los partidos de voley en la arena que tenían planeados los distintos balnearios para este fin de semana, quedaron suspendidos.

Aunque las velocidades del viento se mantuvieron "normales" según el Servicio Meteorológico Nacional, hubo fuertes ráfagas durante todo sábado. No llovió, pero estuvo nublado y fresco (entre 16º y 20º). Ayer amaneció con lluvias y se esperan tormentas con temperaturas y vientos similares.

Pinamar amaneció ayer ventoso y frío
Pinamar amaneció ayer ventoso y frío. Foto: LA NACION / Matías Aimar

"Ya sabíamos que estaba pronosticado feo tiempo, pero nos tiramos el lance porque ya lo teníamos planeado de antes", sostuvo Milena, de 22, que vino a Pinamar con amigas por el fin de semana. "Vamos a pasear por acá y después comeremos algo afuera", agregó Emilse, a su lado.

Como es tendencia hace varias temporadas, muchos turistas llegaron entre el jueves y el viernes, para pasar el fin de semana en la costa de Pinamar y Cariló y regresarán a la Capital con vistas a tomar vacaciones de mayor duración en temporada baja en el exterior, en especial Brasil, que resulta favorable por el atraso cambiario.

Balance de quincena

Pinamar amaneció ayer ventoso y frío
Pinamar amaneció ayer ventoso y frío. Foto: LA NACION / Matías Aimar

Se acerca el recambio de quincena, que este año toca lunes, y en la Secretaría de Turismo de Pinamar prefirieron no hacer un balance sobre la temporada. "Es muy temprano, falta la segunda parte de enero, que en general es más fuerte", dijo Eduardo Isach a LA NACION.

De todas formas, repasó algunos datos: "Hubo una merma entre lunes y miércoles, cuando estuvimos con una ocupación del 75 por ciento. De jueves a domingo tuvimos un 85 por ciento de ocupación inmobiliaria y cerca de 95 de hotelera. Para la segunda quincena, esperamos una mejora de dos o tres puntos porcentuales".

Ante las quejas de algunos turistas por los precios (cenas y almuerzos a 400 pesos como mínimo), Isach dijo: "Todo el año trabajamos el tema de los precios con los proveedores. Este año se acordó mantenerlos en los mismos montos del año pasado o, a lo sumo, subirlos hasta un 10 por ciento. Siempre hay algunos que no respetan el acuerdo, y después son los primeros que se quejan porque no vienen los turistas".

"Nosotros siempre recomendamos a los turistas que busquen, porque hay de todo, hay muchos balnearios y restaurantes y locales que ofrecen buenos precios y buena calidad", finalizó.

En esta nota:Pinamar

Más sobre Verano 2018

Literatura para encender, más, el verano

Nueva música para un nuevo concepto de manejo

Bariloche: satisfacción por la alta ocupación

Córdoba: el número de visitas superó lo esperado

Brasil: un año con fuertes expectativas

Chile: la gira papal, un imán turístico