"Podrán pasar mil años, verás muchos caer, pero si nos juntamos no nos van a detener". Aunque Attaque 77 lo grabó en 1989, el estribillo de "Donde las águilas se atreven" parece hecho a mano para el cierre de este festejo aniversario, con toda la banda y todos los invitados tratando de no pisarse sobre el escenario de Niceto Club y un enceguecido ballet mixto de adolescentes y vieja escuela debajo. El trío, los músicos de apoyo, Ariel Minimal, el Chino Vera y el mismísimo Ciro Pertusi se amontonaban para el final de uno de las últimos shows temáticos -repite el jueves 28 y viernes 29- en los que el grupo se dedicó a repasar discos (en este caso: Dulce Navidad del 89, El cielo puede esperar de 1990 y Todo está al revés del 94) para festejar sus primeros treinta años de vida.

Attaque 77 con Ciro Pertusi en voz.
Foto: Gentileza Flaken / Attaque 77

El tema de Blade Runner (o de Fútbol de Primera) disparó el primer segmento con el trío ampliado pero sin visitas. "Espadas y serpientes", el cover de Conmoción Cerebral "Vida monótona" (donde podemos ver lo mucho que Attaque le debe, no sólo a los Ramones, sino también al power pop anabolizado de los Undertones) y "Alcohol y desorden" fueron algunas de las canciones que se apilaron casi sin intermedio, marcando cuatro y arremetiendo. El primer invitado en "El cielo puede esperar" fue Minimal, parte de la historia de Attaque por haberlos invitado en 1987 a debutar en vivo (nada menos que en Cemento) con Descontrol, su banda de entonces. A partir de "Un momento de meditación", "No te pudiste aguantar" y "Solo por placer" (con el Chino Vera, festejado por el público como si nunca se hubiera ido) ya nunca volvieron a estar solos.

Mariano Martínez presentó al último invitado como "el bajista de Dulce Navidad", y Ciro Pertusi subió a escena para quedarse hasta el final del show, en su segunda participación con Attaque desde que dejó la banda en 2009. Con "Gil" y "Pasión de multitudes" como favoritos de la audiencia más fiel, llegó el falso final y un tándem de bises con la formación más duradera y clásica del grupo: el trío más Ciro al micrófono para "Alza la voz", "Flores robadas" (con el recuerdo al recientemente fallecido Lito Cruz en el video) y la muy actual "Pagar o morir". El público fue terminante: "Esto es Attaque, la puta que lo parió", cantó, celebrando la juntada y reviviendo años felices.

Y por último, lo dicho: todos arriba para hacer ese himno a la unidad y la supervivencia llamado "Donde las águilas se atreven", el cierre perfecto para el show y -según lo que anunció Mariano hace unos meses- para la carrera de Attaque, que si de verdad se está despidiendo lo hace como debe ser: con gloria y en familia.

El cierre con la banda, el músicos de apoyo, los invitados Ciro Pertusi, Ariel Minimal y el Chino Vera, y el público de fondo, el martes en Niceto Club.
Foto: Gentileza Santi Sombra / Attaue 77