0

LONDRES (DPA).- La primera ministra británica, Theresa May, sufrió ayer un duro revés en el Parlamento, que aprobó una enmienda a la ley del Brexit, que establece, entre otras cosas, que será el cuerpo legislativo quien tendrá la última palabra sobre el acuerdo que se alcance para que Gran Bretaña deje la Unión Europea (UE).

Varios dirigentes rebeldes de las filas del Partido Conservador de May votaron junto a la oposición en la derrota de la premier en el Parlamento. La enmienda fue aprobada por 309 votos a favor y 305 en contra.

May, que gobierna con una mayoría muy estrecha de sólo siete escaños, terminó así doblegada por una parte de la fracción de su partido que es más cercana al bloque europeo.

La proyectada ley del Brexit pondrá fin a la vigencia del derecho de la UE en Gran Bretaña y devolverá la plena vigencia a la legislación británica cuando Londres haya abandonado el bloque. Está previsto que eso ocurra el 29 de marzo de 2019.