0

CARACAS.- El chavismo llega hoy a la nueva ronda de negociaciones con la oposición en Santo Domingo entre detenciones espectaculares y videos dramáticos, luchas partidarias y purgas intestinas. En esta ocasión, las víctimas no son dirigentes opositores, sino dos de sus hombres más poderosos: Eulogio del Pino y Nelson Martínez, los últimos presidentes de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y los últimos ministros de Petróleo y Energía hasta su destitución, el domingo pasado.

El arresto sucede un día después de la destitución extraoficial del embajador en las Naciones Unidas Rafael Ramírez, antiguo zar económico que se considera tan hijo de Hugo Chávez como Nicolás Maduro y cabecilla del sector más pragmático de los bolivarianos. Los dos detenidos crecieron a su sombra durante los 12 años en los que Ramírez se mantuvo al frente de la petrolera.

"Desmantelamos este cartel de delincuencia organizada que se instaló dentro de Pdvsa", informó Tarek William Saab, fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, mientras mostraba el video de la detención. Unas imágenes inéditas en revolución, con agentes encapuchados y con armas largas que pusieron las esposas en sus hogares a dos hombres, en la soledad que acompaña a los caídos.

Del Pino dejó grabados dos videos que más tarde se harían públicos en sus redes sociales. En el primero explica que preguntó al propio presidente venezolano sobre su detención y que éste le contestó que no se dejara manipular por la "guerra psicológica".

"Espero que esta revolución me dé el derecho a la legítima defensa", imploró Del Pino, que asegura que las acusaciones son injustas y que su equipo fue el primero en denunciar las irregularidades. Lo acusan de corrupción en PetroZamora, una trama ilegal que, según el fiscal, le costó 500 millones de dólares al país.

El chavismo no sólo pretende agitar la bandera anticorrupción de cara a las elecciones, sino también neutralizar internamente a Ramírez, vinculados tanto él como su círculo familiar con escándalos de corrupción desde hace una década. Incluso en 2016 el Parlamento los vinculó a él y a Del Pino en un desfalco de 11.000 millones de dólares, sin que nadie actuara en el oficialismo.

A Nelson Martínez, crecido a la sombra de Ramírez dentro de la industria petrolera, pero vinculado políticamente con Maduro, se lo acusa de refinanciar Citgo, filial de Pdvsa en EE.UU., a espaldas del gobierno nacional. Ya son 70 gerentes y altos cargos detenidos en ambas tramas.

"Huele a batalla interna dentro del chavismo. Es un riesgo para Maduro, peor que el que pueda provocar la oposición", señaló ayer el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León.

En esta nota:El mundo, hoy

Más sobre Crisis en Venezuela

Venezuela: detuvieron a dos ex ministros vinculados con la corrupción en Pdvsa

Maduro apretó tuercas y anunció que irá por la reelección

Venezuela: un informe de HRW prueba "abusos sistemáticos"

Los militares controlan el petróleo y amplían su poder en Venezuela

Tras denuncias de corrupción, Maduro puso a un uniformado al frente de la estatal Pdvsa

Con merengue y artistas internacionales, Maduro convierte su cumpleaños en una fiesta nacional

La desnutrición en Venezuela también llega al fútbol