De los últimos quince años, sin dudas, John Mayer es uno de los guitarristas que más sobresale. Ese estilo de guitarra rock-blues hoy no tiene mucha trascendencia en el mundo, por eso me parece muy importante que exista alguien como él, que tiene llegada, que hace canciones con sentimiento blues y las puede llevar a un público masivo. Cuando hay un artista así hay que apoyarlo, aunque no sea de tu máximo agrado o incluso no seas un gran consumidor de esa música. Es súper importante que se siga manteniendo vivo el género.

Mayer es un gran bluesman. Es el Clapton de nuestra generación. Se metió por el género mezclándolo con canciones de gran nivel, como lo hizo Clapton en su carrera solista, y no es algo fácil. Es un gran guitarrista, un estudioso del sonido y un gran compositor, además de haber hecho muy buenas interpretaciones de música de otros artistas como B.B. King y Muddy Waters. Eso suele pasar mucho en el género, porque el blues es una música que se va heredando permanentemente. Pero hay que reconocer que fue su parte compositiva la que lo llevó al lugar donde está.

Me gusta mucho como toca y esperemos que sigan saliendo guitarristas así. Nunca tuve la suerte de verlo en vivo, así que me encantaría ir al Hipódromo de Palermo. Es un show diferente. A ver si la gente deja de escuchar un poco de reggaetón y empieza a escuchar un poco de música que tiene más que ver con la condición humana. Bienvenido a Argentina, John Mayer.

Producción: Juan Barberis