"Los Temptations, Curtis Mayfield and the Impressions, los Freddys y muchos grupos de América Latina en general y Venezuela en particular solían aparecer de esmoquin en las tapas de sus discos en los 60 y 70", dice Bardo Martínez, el frontman de esta banda de Los Angeles. "Así que sí, definitivamente ésa fue una influencia." Chicano Batman viene agotando entradas en teatros pequeños de la Costa Oeste de Estados Unidos, sobre todo desde que se hicieron un poco más conocidos después de abrir shows de Jack White y The Claypool Lennon Delirium. Su público está compuesto mayormente por latinos que bailan poseídos al ritmo del soul clásico, como en una fiesta de fin de curso perfecta. "Me estás mostrando tus armas/Pero no podés controlar cómo me siento, de ninguna manera", canta Bardo con voz de crooner meloso en "Freedom Is Free", el tema que le da nombre a su tercer disco. Si bien las líneas de bajo de la cumbia mexicana todavía se escuchan en la música del grupo, Freedom Is Free ofrece un sonido más tradicional, incluso alejándose uno o dos pasos de la psicodelia prog de sus álbumes anteriores. O, en otras palabras, hoy la banda está más cerca de Question Mark and the Mysterians que de los brasileños Os Mutantes. "Después de diez años juntos, estamos tratando de mantenerlo clásico", dice Bardo. "¡Incluso con los trajes! Vamos a las tiendas vintage con dos cosas en mente: que sean de nuestro talle, y que sean de poliéster."

Richard Gehr